Imperial Cleaning

Busca Pareja y amigos Cristianos

Todos, en la medida de lo posible, frecuentan un monasterio benedictino o cisterciense con el que mantienen relaciones espirituales. Por consiguiente, se perciben dos tendencias diametralmente opuestas en apariencia.

').f(b.get(["POPULAR_CATEGORIES"],!1),b,"h",["s"]).w("

Palabra de Hoy

En las familias se puede entrar, pero no se puede salir. En este momento, la mujer —a mi juicio— intuye peligro. El poder transformador y restaurador de Dios se ha hecho presente junto al pozo de Sicar. Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. La que iba al pozo a la hora menos frecuentada a fin de pasar desapercibida ha cobrado ahora un gran aplomo. El resultado de su testimonio es espectacular: Todos cuantos le conocen notan con certeza que algo le ha sucedido.

Si alguien ha logrado realizar este milagro en la vida de esta mujer, merece ser conocido, escuchado… adorado. Un resultado espectacular El resultado de su testimonio es espectacular: Pronto viene mi Salvador! Gn 1, ; Sal 8, 6. La capacidad de conocer la verdad y la libertad son prerrogativas del hombre en cuanto creado a imagen de su Creador, el Dios verdadero y justo cf. En el otro, hombre o mujer, se refleja Dios mismo, meta definitiva y satisfactoria de toda persona.

Ante la inmensidad del universo es muy poca cosa, pero precisamente este contraste descubre su grandeza: La gloria de Dios resplandece en el rostro del hombre. En estas dotes suyas descansa el Dios que dijo: Con el pecado el hombre se rebela contra el Creador, acabando por idolatrar a las criaturas: En la vida del hombre la imagen de Dios vuelve a resplandecer y se manifiesta en toda su plenitud con la venida del Hijo de Dios en carne humana: El es la imagen perfecta del Padre.

La plenitud de la vida se da a cuantos aceptan seguir a Cristo. Este es el designio de Dios sobre los seres humanos: La vida que el Hijo de Dios ha venido a dar a los hombres no se reduce a la mera existencia en el tiempo. Por tanto, la vida eterna es la vida misma de Dios y a la vez la vida de los hijos de Dios. Sin embargo, Dios no ejerce este poder como voluntad amenazante, sino como cuidado y solicitud amorosa hacia sus criaturas.

Is 49, 15; 66, ; Os 11, 4. Al joven rico que le pregunta: Pues yo os digo: Ex 21, 22; 22, Mt 19, , dirige a los cristianos de Roma: Es el mismo Cristo quien nos lo recuerda, pidiendo ser amado y servido en los hermanos probados por cualquier tipo de sufrimiento: Todo lo que se hace a uno de ellos se hace a Cristo mismo cf. Sal , Recuerda que me hiciste como se amasa el barro, y que al polvo has de devolverme. De piel y de carne me vestiste y me tejiste de huesos y de nervios. Sal , 3. Lc 4, 18; Is 61, 1.

Mc 6, 13; 16, Jn 10, 17 y a los suyos cf. El hombre, acogiendo el don de Dios, debe comprometerse a mantener la vida en esta verdad, que le es esencial. La verdad de la vida es revelada por el mandamiento de Dios. El mandamiento se presenta en ella como camino de vida: El conjunto de la Ley es, pues, lo que salvaguarda plenamente la vida del hombre.

Jn 19, 37; 12, Jn 3, ; Nm 21, Todo ha alcanzado ya su pleno cumplimiento. El hombre participa de la misma vida de Dios. De este modo proclama que la vida encuentra su centro, su sentido y su plenitud cuando se entrega. Suscita asombro y gratitud en la persona libre, y requiere ser aceptado, observado y estimado con gran responsabilidad: De este modo, el don se hace mandamiento, y el mandamiento mismo es un don.

Esto se lleva a cabo mediante la obediencia a su santa Ley: Mt 25, ; Lc 19, Dios es el defensor del inocente cf. Gn 4, ; Is 41, 14; Jr 50, 34; Sal 19 18, Segundo mandamiento de la doctrina: Al Magisterio pontificio, especialmente insistente, se ha unido siempre el episcopal, por medio de numerosos y amplios documentos doctrinales y pastorales, tanto de Conferencias Episcopales como de Obispos en particular. Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: A esta evidencia de siempre Sal , 1.

En el otro extremo de la existencia, el hombre se encuentra ante el misterio de la muerte. Para un correcto juicio moral sobre la eutanasia, es necesario ante todo definirla con claridad.

Ahora bien, el suicidio es siempre moralmente inaceptable, al igual que el homicidio. Por consiguiente, se perciben dos tendencias diametralmente opuestas en apariencia. Para el futuro de la sociedad y el desarrollo de una sana democracia, urge pues descubrir de nuevo la existencia de valores humanos y morales esenciales y originarios, que derivan de la verdad misma del ser humano y expresan y tutelan la dignidad de la persona.

Precisamente por esto, la ley civil debe asegurar a todos los miembros de la sociedad el respeto de algunos derechos fundamentales, que pertenecen originariamente a la persona y que toda ley positiva debe reconocer y garantizar. Entre ellos el primero y fundamental es el derecho inviolable de cada ser humano inocente a la vida. De esto se sigue que, cuando una ley civil legitima el aborto o la eutanasia deja de ser, por ello mismo, una verdadera ley civil moralmente vinculante. No son raros semejantes casos.

Rm 2, 6; 14, Los mandamientos, en particular los preceptos morales negativos, son el inicio y la primera etapa necesaria del camino hacia la libertad: Jn 3, 8 , alcanza y compromete a cada hombre que vive en este mundo. Se nos pide amar y respetar la vida de cada hombre y de cada mujer y trabajar con constancia y valor, para que se instaure finalmente en nuestro tiempo, marcado por tantos signos de muerte, una cultura nueva de la vida, fruto de la cultura de la verdad y del amor.

Mc 16, 15; Mt 28, Somos el pueblo de la vida porque Dios, en su amor gratuito, nos ha dado el Evangelio de la vida y hemos sido transformados y salvados por este mismo Evangelio. Somos enviados como pueblo. El compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno. Iluminados por este Evangelio de la vida, sentimos la necesidad de proclamarlo y testimoniarlo por la novedad sorprendente que lo caracteriza.

El hombre sobrepasa su naturaleza: Que resuene ante todo para nosotros Obispos: Debemos estar en el mundo, pero no ser del mundo cf. Es la mirada de quien no pretende apoderarse de la realidad, sino que la acoge como un don, descubriendo en cada cosa el reflejo del Creador y en cada persona su imagen viviente cf. Gn 1, 27; Sal 8, 6. Celebrar el Evangelio de la vida significa celebrar el Dios de la vida, el Dios que da la vida: Por la abundancia de su bondad, a nosotros, que estamos separados, nos atrae y dirige.

Conviene, pues, a toda vida el contemplarla y alabarla: Dios ha dado al hombre una dignidad casi divina cf. Respecto al culto espiritual agradable a Dios cf. Os damos las gracias, madres heroicas, por vuestro amor invencible. Os damos las gracias por el sacrificio de vuestra vida En el servicio de la caridad, hay una actitud que debe animarnos y distinguirnos: El servicio de la caridad a la vida debe ser profundamente unitario: Es un bien indivisible.

De modo especial esta identidad debe ser clara y eficaz en los institutos regidos por religiosos o relacionados de alguna manera con la Iglesia. Es peculiar la responsabilidad confiada a todo el personal sanitario: En esta perspectiva, es necesario poner de relieve que no basta con eliminar las leyes inicuas.

Hay que eliminar las causas que favorecen los atentados contra la vida, asegurando sobre todo el apoyo debido a la familia y a la maternidad: El servicio al Evangelio de la vida es, pues, vasto y complejo. Ex 20, 12; Lv 19, 3. Todos juntos debemos construir una nueva cultura de la vida: Es de suma importancia redescubrir el nexo inseparable entre vida y libertad.

No hay libertad verdadera donde no se acoge y ama la vida; y no hay vida plena sino en la libertad. Deben, por tanto, presentar ejemplos de vida elevados y nobles, dando espacio a testimonios positivos y a veces heroicos de amor al hombre; proponiendo con gran respeto los valores de la sexualidad y del amor, sin enmascarar lo que deshonra y envilece la dignidad del hombre.

En la lectura de la realidad, deben negarse a poner de relieve lo que pueda insinuar o acrecentar sentimientos o actitudes de indiferencia, desprecio o rechazo ante la vida.

Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad. En este gran esfuerzo por una nueva cultura de la vida estamos sostenidos y animados por la confianza de quien sabe que el Evangelio de la vida, como el Reino de Dios, crece y produce frutos abundantes cf.

Pero nosotros sabemos que podemos confiar en la ayuda de Dios, para quien nada es imposible cf. El Evangelio de la vida no es exclusivamente para los creyentes: El Evangelio de la vida es para la ciudad de los hombres. En efecto, no puede haber verdadera democracia, si no se reconoce la dignidad de cada persona y no se respetan sus derechos. No puede haber siquiera verdadera paz, si no se defiende y promueve la vida, como recordaba Pablo VI: Haz que quienes creen en tu Hijo sepan anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Gaudium et spes , sobre la Iglesia en el mundo actual, Redemptor hominis 4 marzo , AAS 71 , Carta a todos los Obispos de la Iglesia sobre la intangibilidad de la vida humana inocente 19 mayo Insegnamenti XIV, 1 , Carta a las Familias Gratissimam sane 2 febrero , 4: AAS 86 , Centesimus annus 1 mayo , AAS 83 , Ambrosio, De Noe , 26, De Cain et Abel , II, 10, AAS 80 , Insegnamenti X, 3 , Gregorio Magno, Moralia in Job , 13, CCL A, Confesiones , I, 1: Centesimus annus 1 mayo , 38; AAS , Sollicitudo rei socialis 30 diciembre ,

Amor y fe. Una red social para solteros cristianos

Share this:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.